Cómo la tecnología favorece la evaluación en el PAI

Sue Wilkinson, jefa de evaluación electrónica del IB, habla sobre la evaluación electrónica del Programa de los Años Intermedios (PAI) y acerca del uso de la tecnología en la clase y la enseñanza de las habilidades que los alumnos necesitarán para tener éxito en el siglo XXI.

La evaluación electrónica del PAI ha recibido el premio al “Mejor uso de la evaluación sumativa”, además de grandes elogios en la categoría de “Mejor proyecto transformador” en los premios eAssessment Awards de este año en Londres (Reino Unido). Sue declara que este es un momento de gran orgullo para el IB: “La presentación de la evaluación electrónica ha sido una etapa clave en el proceso del IB de formar a alumnos independientes, capaces de pensar de forma crítica y con las habilidades necesarias para crear un mundo mejor”.

¿Cómo consigue entonces la evaluación del PAI que el aprendizaje y la evaluación sean más significativos para los alumnos? Sue destaca el hecho de que, aunque vivimos en un mundo cada vez más digital, la integración de la tecnología en la evaluación educativa a gran escala ha sido lenta. 

“Las evaluaciones en pantalla son dinámicas e incluyen contenidos multimedia, por lo que se pueden diseñar preguntas que exijan respuestas que requieran muchos más conocimientos que la simple memorización”, explica. “Solo el 25 % de la evaluación electrónica del PAI se basa explícitamente en los conocimientos. El resto se centra en la indagación, la comunicación y las habilidades de pensamiento crítico […]”.

La tecnología facilita cada paso de la evaluación electrónica del PAI y “el diseño digital permite a los alumnos trabajar con imágenes, textos visuales, videos, animaciones y modelos complejos”, señala Sue. “Los alumnos pueden crear, manipular y tomar decisiones acerca de cómo gestionar los datos”.


Lea el artículo completo (en inglés) aquí.