Promover la agencia y la indagación de los alumnos a través del Proyecto de la Acción por el Clima

Rupali Arora, educadora del Programa de la Escuela Primaria (PEP) en el DPS International School de Gurgaon (India), explica cómo sus alumnos asumieron la responsabilidad de convertirse en agentes de cambio global al participar en el Proyecto de la Acción por el Clima.

Por Rupali Arora

En el DPS International, el aprendizaje es siempre interesante, relevante, desafiante y significativo. Por eso, los alumnos decidieron unirse a sus docentes y padres (es decir, la comunidad de aprendizaje) para llevar a cabo el Proyecto de la Acción por el Clima, que les permitiría asumir la responsabilidad de convertirse en agentes de cambio global y abordar la necesidad más acuciante del momento: el cambio climático. Los alumnos se comprometieron a crear un planeta mejor, estuvieron intrínsecamente motivados y dispuestos a participar, y reconocieron sus derechos y responsabilidades como individuos.

El Proyecto de la Acción por el Clima

El Proyecto de la Acción por el Clima está presente en más de 135 países y permite a profesores y alumnos trabajar juntos en temas relacionados con el cambio climático a lo largo de seis semanas (Acción por el Clima, 2017). Junto a sus mentores, los alumnos realizaron lluvias de ideas, enumeraron los objetivos fundamentales del proyecto y se mantuvieron atentos al cronograma para planificar sus presentaciones, perfeccionando así sus habilidades de autogestión (manejo del tiempo y establecimiento de objetivos).

Cada semana, se les dio la oportunidad de explorar un concepto y utilizaron sus herramientas digitales preferidas, como Jamboard, Padlet, Wakelet y Nearpod, para demostrar su comprensión. Por ejemplo, los alumnos reutilizaron botellas de plástico como macetas e hicieron bolsas con ropa vieja. A través de estas actividades, tomaron conciencia de sí mismos y reflexionaron sobre sus acciones antes de tomar decisiones. También aumentaron su entusiasmo y curiosidad sobre el cambio climático.

Mediante estrategias de pensamiento visible como “veo, pienso, me pregunto” y “pensar, preguntarse, explorar”, realizaron lluvias de ideas y construyeron juntos su comprensión de las causas y las consecuencias del cambio climático. Se basaron en sus conocimientos previos mientras hacían conexiones y comparaciones con organizadores gráficos, como diagramas de Venn y mapas conceptuales.

Soluciones propuestas para afrontar la crisis climática

Los alumnos crearon juntos una lista de soluciones posibles y modos de abordar la crisis climática. Identificaron y organizaron su aprendizaje en tres categorías: acciones de individuos, acciones de organizaciones y acciones de gobiernos.

Para combatir el cambio climático, los alumnos encontraron sus propias soluciones, como la concientización a través de pósteres, canciones compuestas por ellos mismos, poemas, historias y la construcción de comederos para pájaros, entre muchas otras más. También se comprometieron a apoyar la iniciativa de Know Your Palm y el movimiento Ilivesimply, y a incentivar a organizaciones y gobiernos a que respalden su gran trabajo.

Además, algunos alumnos participaron en la iniciativa mundial de plantación de árboles, PlantED, y plantaron árboles en su comunidad. Aquellos que no pudieron participar adoptaron árboles a través del sitio web de dicha iniciativa, una opción que está disponible para todas las personas. Esto generó un sentimiento de empatía entre los alumnos a medida que reflexionaban sobre sus acciones para salvar el planeta.

Habilidades clave desarrolladas durante el proyecto

Dado que los alumnos colaboraban en la plataforma virtual, era fundamental hacer lluvias de ideas y establecer los acuerdos esenciales necesarios. Demostraron su integridad académica al citar las fuentes de las que tomaron información durante su trabajo de investigación (incluidos abuelos, padres, compañeros, hermanos y vecinos).

En varias oportunidades, se dividieron en grupos pequeños para trabajar juntos, desarrollar sus habilidades de pensamiento y adquirir nuevos conocimientos sobre el cambio climático. También tuvieron la oportunidad de aplicar habilidades de metacognición al planificar cómo iban a abordar los diversos tipos de tareas, y al usar habilidades y estrategias adecuadas. Se convirtieron en pensadores al utilizar habilidades de pensamiento crítico y creativo durante su análisis.

El proyecto les dio la oportunidad ideal para desarrollar habilidades sociales a través de conversaciones intergeneracionales con sus abuelos, padres, familiares y vecinos, en las que pudieron analizar y reflexionar sobre los cambios climáticos en el pasado y el presente.

Asimismo, les dio acceso a nuevas perspectivas para determinar vías de acción futuras. En todo momento, utilizaron métodos cuantitativos y cualitativos de investigación. Los métodos de investigación cuantitativa les ayudaron a examinar las causas y consecuencias del cambio climático en términos de cifras, mientras que la investigación cualitativa les proporcionó conocimientos para ampliar sus esfuerzos y su comprensión, mejorando así sus habilidades de investigación.

A lo largo de esta experiencia, los alumnos fueron solidarios, demostraron su vocación de servicio y actuaron para influir positivamente en el mundo. Trabajaron de manera autónoma y colaborativa para explorar nuevas ideas y estrategias innovadoras. También adoptaron las habilidades de aprendizaje necesarias para el siglo XXI y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, e hicieron uso de la tecnología para encontrar y estructurar contenidos, y presentar y compartir resultados, rompiendo al mismo tiempo las barreras geográficas. El proyecto inculcó confianza en los jóvenes alumnos y los motivó para dirigir el cambio y salvar a nuestro planeta de alteraciones ambientales en el futuro.


Rupali Arora es profesora de Francés en el DPS International School de Gurgaon (India) y ama su profesión. Su trabajo se centra en crear un entorno de aprendizaje práctico que despierte la curiosidad de los alumnos, fomente la colaboración entre ellos, les aporte alegría, y les dote de las herramientas y la mentalidad adecuadas para que sigan entusiasmados con el aprendizaje. Fomenta iniciativas sustentables para ayudar a los alumnos a llevar a cabo acciones basadas en elecciones conscientes.