Levent Ozan, Çankaya (Turquía)

El exalumno del Programa del Diploma (PD) del IB Levent Ozan completó sus estudios superiores en la Universidad de Boston y actualmente está cursando un posgrado en Relaciones Internacionales. El trabajo de clase que realizó durante su etapa en el IB despertó su interés en la historia, la economía y las ciencias políticas, e influyó en sus aspiraciones profesionales actuales.

¿Cuál fue su motivación inicial para cursar el Programa del Diploma del IB? ¿Qué te atrajo de este programa? 

Elegí el PD para poder diferenciarme de otros alumnos en un panorama educativo tan competitivo como el actual. El PD resulta atractivo porque es muy conocido y por el trabajo de clase tan único e interesante que ofrece en comparación con otros sistemas educativos. Teoría del Conocimiento (TdC) y Creatividad, Actividad y Servicio (CAS) son dos buenos ejemplos de ello: TdC permite al alumno desarrollarse a nivel intelectual, y CAS, a nivel social y físico. Esto es algo que rara vez se ve en otros sistemas. 

Como alumno del IB, ¿cómo adaptó sus estudios del PD a sus intereses?

Antes de ir a la universidad, tenía decidido estudiar Medicina. Sin embargo, las facultades de medicina exigen un grado universitario, así que tenía que elegir una especialidad. La que más me interesaba era la de Ciencias Políticas, por lo que la elegí. Ya había estudiado Historia en el Nivel Superior (NS), y lo que aprendí me hizo destacar sobre el resto de mi clase. El motivo es que Historia NS no consistía en obligarnos a memorizar acontecimientos históricos, sino en la aplicación del conocimiento político. Para comprender el conflicto entre israelíes y palestinos o la Guerra Fría, teníamos que entender el clima político subyacente. Eso fue lo que me convenció para cambiar de carrera.

¿Quién fue su mayor fuente de inspiración como alumno del IB? ¿Tuvo algún mentor o profesor que le haya dejado una fuerte impresión positiva?

Mis profesores de Alemán e Inglés fueron una gran influencia para mí. No solo me enseñaron el contenido de los cursos, sino también cómo adoptar una actitud de aprendizaje durante toda la vida. Aprendimos que en el mundo no había una única manera de pensar, que incluso en la diversidad hay una perspectiva neutra, y que es en esa neutralidad en la que las personas de todas las culturas podemos encontrar aspectos comunes. Los alumnos del IB de otros países que he conocido a lo largo de mis estudios me han enseñando que ese territorio común es posible. Basta con hablar de nuestras experiencias compartidas en el IB para que se creen vínculos al instante. 

¿Qué consejo les daría a los alumnos que están cursando actualmente el programa del IB y piensan seguir una carrera como la suya? 

A los alumnos del IB que quieran seguir una trayectoria como la mía, les diría que se centren en los cursos de Historia y Economía del PD, pues les pueden brindar excelentes ventajas con respecto a otros alumnos o aspirantes a un puesto de trabajo. Lo mismo ocurre con TdC, CAS o la Monografía, que suponen logros extraordinarios. Una buena monografía puede marcar la diferencia en las solicitudes de admisión en la universidad y ayudar a los alumnos a destacar sobre el resto. No todos los graduados de secundaria pueden presumir de haber realizado un trabajo tan completo como la Monografía.

Descargar la versión en PDF de esta entrevista [5,5 MB]  (solo disponible en inglés)

 

Más información sobre el Programa del Diploma