Jeremie Gluckman-Picard – Bangalore, India

Jeremie Gluckman-Picard, que cursó el Programa del Diploma (PD), reflexiona sobre su experiencia en las clases de Geografía de Ranta Ghose y cuenta cómo le inspiraron a ser una mejor persona.

 

Cómo me ayudó Geografía a ser una buena persona

Por Jeremie Gluckman-Picard

Ratna Ghose ejerció como docente del IB durante 15 años y actualmente es directora del Capstone High School en Bangalore (India). Utilizó la experiencia en aprendizaje basado en competencias que adquirió como docente del IB y la aplicó al nuevo currículo de la India e incluso al aprendizaje remoto. Después de más de una década de haber estudiado con ella, nos reunimos en una videollamada para ponernos al día.

Nací en Francia, crecí en Estados Unidos y pasé los años de mi educación secundaria en la India, por lo que soy de una tercera cultura.

Cuando nos mudamos de San Francisco (también conocido como el Área de la Bahía) a Bangalore (India) en el verano de 2008, mi vida cambió completamente. Acababa de pasar tres meses estudiando en París y estaba por comenzar mi penúltimo año de secundaria en un continente completamente diferente. Como una persona blanca, no pude evitar fantasear con ir en elefante al colegio, saris coloridos y selvas frondosas. Tras 13 años viviendo en Silicon Valley, nos mudamos al otro lado del mundo para vivir una versión muy diferente del sueño de California.

Por aquel entonces, Bangalore estaba pasando por una revolución tecnológica y comenzaba a tener comunidades cerradas muy parecidas a las de California en los extremos de la ciudad. Además, se estaban construyendo centros de atención telefónica, rascacielos de cristal y centros comerciales.

No hubiera podido acostumbrarme a estos cambios de no haber sido por Ratna. Como docente, le motiva la búsqueda del conocimiento. Luego de completar su doctorado, enseñó a alumnos de Geografía de grado y posgrado con matrícula de honor utilizando el currículo nacional. Ratna se sintió atraída al programa del IB porque estaba más orientado a la aplicación, se basaba en conceptos, y estaba arraigado en las competencias y en el aprendizaje basado en proyectos.

En nuestra videollamada, expresó que “la asignatura de Geografía se centra en conectar el aula con la vida real. Cuando comenzamos a trabajar juntos en el trabajo escrito, te interesabas por cómo la comunidad cerrada en la que vivías influenciaba el desarrollo de las zonas aledañas. Mi objetivo era que sintieras interés por la asignatura y animarte a aplicar tus conocimientos a una situación real”.

Recuerdo que le hacía muchas preguntas a mi profesora y salía de clase con ideas viables para buscar respuestas y aplicarlas en mi comunidad. Ratna me dio las herramientas para hacer una investigación original. Llevé a cabo encuestas aleatorias y estratificadas con los residentes de mi comunidad y de sus alrededores, y realicé pruebas de probabilidad y de chi cuadrado para justificar mis hipótesis, así como cálculos del coeficiente de correlación. Colaboré con organizaciones no gubernamentales y sin fines de lucro para recopilar información sobre las prácticas locales de gestión de recursos.

Ver cómo el paisaje urbano cambiaba a mi alrededor y estudiar el efecto de este cambio en mis clases de Geografía del IB me permitió entender cómo Silicon Valley, como modelo, cambia el paisaje urbano y la vida de las personas en comunidades de todo el mundo. En San Francisco, era difícil imaginarse un futuro diferente, ya que la planificación de la ciudad estaba establecida y la infraestructura ya se había construido.

En Bangalore y en otros centros de innovación donde se establecen las empresas tecnológicas, existe la oportunidad de adoptar un enfoque diferente y aprender de los errores del Área de la Bahía. Creo que es importante ofrecer oportunidades para conversar con los residentes de áreas destinadas a desarrollarse para la industria tecnológica.

Si no se tienen en cuenta las opiniones de los residentes de todas las procedencias, profesiones y condiciones sociales, muchas ciudades del mundo perderán su esencia: la infraestructura al estilo de Silicon Valley se apropiará rápidamente de sus comunidades. Esto resultará en distintas versiones de las crisis en materia de salud mental, calidad de vida, inclusividad y medio ambiente que ya sufrimos en el norte de California.

Ratna recuerda: “Excediste el límite de palabras y no te importaba obtener puntuaciones más bajas. Soy docente por la satisfacción de enseñar y para formar buenas personas. Esto es fundamental para construir un futuro sostenible”.

Mi trabajo con Ratna no solo me inculcó nociones de metodologías fundamentadas en la investigación, sino también el deseo de involucrarme en mi comunidad local. Ella creó un espacio libre de juicios y se esforzó por que confiara en ella y en mí. Esto fue realmente importante para mí, un miembro de la comunidad de jóvenes LGBT+ cursando la secundaria en una nueva cultura anfitriona. Siendo una persona extranjera, podría haber sido muy fácil para mí vivir dos años en la India y no aprender sobre Bangalore ni preocuparme por el área local. Sin embargo, la asignatura de Geografía y los proyectos de servicio comunitario me permitieron salir de mi zona de confort y desarrollar una comprensión más matizada y profunda que la que tendría de haberme quedado dentro de mi comunidad cerrada.

Al final de nuestra conversación, Ratna expresó que “cuando respetamos la individualidad y nos centramos en reforzar la confianza de los alumnos, surge la competencia. Esto se aplica a todas las relaciones, todo comienza con la confianza”.

Hoy en día aún tengo un interés especial en la geografía humana y el medio ambiente, y siempre aplico estas inquietudes en mi trabajo en tecnología, y me esfuerzo por comprender mejor el efecto que tiene esta industria influyente en las diferentes zonas.


Jeremie Gluckman-Picard trabaja en el área del marketing y se ha dedicado a humanizar los productos tecnológicos. Se graduó del Programa del Diploma (PD) en el Indus International School de Bangalore (India).Después de haber vivido en diferentes partes del mundo (India, China, Francia y Estados Unidos), Jeremie ha querido marcar la diferencia combinando todas sus experiencias y ayudando a otros a transitar por el a veces pedregoso camino de la vida. Recientemente, publicó un libro sobre su infancia en Silicon Valley. Puede conectarse con Jeremie a través de LinkedIn.