En este número

Buscar un Colegio del Mundo del IB

El IB en...

El continuo de programas del IB: Educar como esencia de ser

Ramiro Garcés, rector, Patricia Villegas, coordinadora académica, y Rocío Aranzales, coordinadora del PEP, Colegio Internacional de Educación Integral (CIEDI), Bogotá (Colombia)

Fundado hace 33 años, el Colegio Internacional de Educación Integral (CIEDI) nació con la convicción de que una educación eficaz ha de tener en cuenta las necesidades cognitivas, físicas y emocionales del niño. Esta creencia condujo las ideas y acciones del colegio y su fundadora. En 2003, el Bachillerato Internacional cruzó nuestro camino y encontramos a un compañero vitalicio con el que compartimos la visión idealista de nuestra misión, ensanchando nuestros horizontes aún más lejos y acercándonos al mundo con una perspectiva internacional.

Nuestro viaje con el IB inició con la autorización del Programa de la Escuela Primaria y el Programa de los Años Intermedios en 2006 y continuó en 2008 con la autorización del Programa de Diploma, haciendo realidad nuestro sueño de ofrecer el continuo de programas del Bachillerato Internacional por medio de un plan de estudios coherente y constante.

Hay en este momento una pregunta ineludible: ¿por qué el IB sedujo al CIEDI?

Sencillamente porque los programas del IB ofrecen unas categorías articuladoras y unos elementos dinámicos de tipo conceptual y metodológico que responden en gran modo al quehacer pedagógico que el CIEDI venía buscando. Además, en CIEDI existe la convicción de que es necesario educar para una ciudadanía global, nacional y local, una ciudadanía que se exprese en un ejercicio emancipador, dialogante, solidario y comprometido con los valores institucionales que se promueven en las familias y en sus aulas, a lo cual responden los programas del Bachillerato internacional mostrando no solo el camino sino los instrumentos de validación.

Principios del IB tales como el desarrollo del potencial cognitivo de los alumnos desde la edad más temprana hasta los 19 años y la creación de una conciencia intercultural son el eje vertebrador de los tres programas (PEP, PAI y Programa del Diploma).

La orientación curricular que propone el IB para todas las áreas de conocimiento y el núcleo del Programa del Diploma —CAS, TdC y la Monografía— nos invita a soñar que son viables otras y mejores formas de convivir y relacionarnos con el entorno, para que seamos conscientes de que el futuro está en las manos de nuestros alumnos.

En el PEP, las unidades de indagación se concentran en el análisis de las conexiones entre disciplinas, y en el PAI las áreas de interacción posibilitan el tránsito hacia el pensamiento crítico, la identificación de ideas centrales y el conocimiento perdurable.

El PAI posibilita aprendizajes perdurables basados en conceptos, conexiones y experiencias reales, así como la utilización de experiencias de aprendizaje previas en la estructuración de las áreas de interacción para comprender el mundo, resolver problemas y comunicarse eficazmente mediante preguntas abiertas o generativas. Ello induce a procesos reflexivos, a prácticas orientadas hacia la comprensión cultural y a respetar los procesos y estilos de aprendizaje de los alumnos, además de a considerar fortalezas y limitaciones en el proceso de aprendizaje.

En el Programa del Diploma, los métodos y prácticas pedagógicas conducen a la superación de métodos de enseñanza clásicos al desarrollar investigaciones que moldean el método científico y potencian el desarrollo del pensamiento pre-científico. La construcción de conocimiento está ligada a la ética, la igualdad de derechos, la democracia, la dignidad del ser humano y la solidaridad, entre otros. La coherencia y apertura epistemológica se evidencia en la articulación de nociones provenientes de disciplinas diversas para abordar un tema, estableciendo puentes entre las disciplinas académicas y las formas de conocer.

En el continuo, las unidades de indagación, las áreas de interacción, Teoría del Conocimiento y la Monografía desarrollan una particular capacidad para entender las condiciones de cruces de caminos y fertilizaciones mutuas entre disciplinas diversas. Desde una edad temprana hasta el final del Programa del Diploma, los alumnos son expuestos a una vocación multidisciplinaria en busca de lenguajes novedosos que les permitan trascender el saber asfixiado en compartimientos o estancos.

Por otra parte, la exposición del PEP en los años primarios, el Proyecto Personal en el PAI y la Monografía generan espacios de investigación y brindan a los alumnos la oportunidad de explorar situaciones reales. Estos proyectos hacen que se interesen por comprender, explicar y documentar fenómenos desde una perspectiva múltiple, mostrándoles desde muy pronto que sus indagaciones superan ya en su intención la simple trasmisión de conocimientos.

En esta fase del proceso de la implementación de los tres programas del IB, los docentes y directivos del CIEDI comprenden que la propuesta del Bachillerato Internacional no pretende ser un logro acabado, sino más bien un proceso continuo que, en su devenir mismo, marca un ritmo cognitivo en el que somos invitados a participar.

Para articular los tres programas, impulsamos el diálogo estimulador del pensamiento. Indagamos sobre los ámbitos más diversos de la práctica pedagógica social y diseñamos estrategias de aprendizaje para propiciar que, desde las ciencias duras o blandas, desde el campo de la literatura o la religión, los alumnos se interesen en desarrollar un modo de pensar complejo. La comprensión científica de la experiencia humana debe recuperar el asombro ante el milagro del conocimiento que asoma detrás de toda ciencia.

Este intento, caracterización de lo que es el CIEDI, evidencia que esta obra debe, en consecuencia, ser entendida no solo en términos de su contenido, sino también del proceso productor de saberes y experiencias educativas. Se debe comprender que esa unión fecunda de lo personal y social, de lo aleatorio con lo racional y reflexivo, nos lleva inevitablemente a cuestionar de nuevo en un proceso sin fin que nunca logramos capturar plenamente.

La formación integral de nuestros alumnos va a ser la herencia perdurable de este proceso.