En este número

Buscar un Colegio del Mundo del IB

El IB en...

El Programa de la Escuela Primaria: cómo forjar una identidad y una cultura institucional

Ana Laura Arellano Rodríguez, coordinadora del PEP, Centro de Estudios Columbus, Madison Veracruz, México

Toda indagación responde a cuestionamientos. En el Programa de la Escuela Primaria del IB (PEP), esos grandes cuestionamientos son los temas transdisciplinarios. A nivel institucional, y en con el fin de generar una identidad institucional, es pertinente también plantearnos, entre otras preguntas: ¿Quiénes somos?, ¿Cómo nos expresamos? y ¿Cómo compartimos el planeta?

Nuestro colegio, el Centro de Estudios Columbus (o Madison Veracruz, como es conocido), es un colegio joven que recién transita su tercer ciclo escolar. Contamos con alrededor de 500 alumnos en los niveles kínder, primario y secundario. Nuestro grupo de maestros varía en origen, cultura y género; sin embargo, tiene como común denominador las ganas de crecer personal y académicamente, y generar un cambio en la sociedad a la que pertenecemos.

Como miembros comprometidos con la comunidad, buscamos crear una identidad institucional que nos una.

El Carnavalito Madison Veracruz

Nuestro colegio se encuentra a escasos 500 metros de la costa del Puerto de Veracruz.  A través de su boulevard se lleva a cabo anualmente la fiesta más grande del estado: el Carnaval Veracruzano. Cuarenta días antes de Semana Santa, comparsas y carros alegóricos desfilan al ritmo de alegre música. Con el propósito de identificarse con la comunidad, nuestro colegio celebró días después y a través de parte de su ruta el Carnavalito Madison Veracruz.

Aproximadamente unos 600 miembros de nuestra comunidad formaron comparsas y construyeron carros alegóricos con los compañeros de grado. El tema que usamos como fuente de inspiración para decorar los carros y vestir a los alumnos fue “La paz y los conflictos”. Decidimos basarnos en el tema de la comunidad del IB para lograr que todo el colegio se centrara en la misma indagación y, al mismo tiempo, involucrar a todos en la exhibición, cuyas líneas abordan los mismos conceptos.

La decisión dio frutos. Cada grado expresó la manera en que veía la paz a través de la historia y de distintas lentes. Los alumnos más pequeños fueron los que recibieron más apoyo de sus maestros y padres en la indagación sobre qué representa la paz para ellos. Los alumnos de los grados superiores hicieron sus propias interpretaciones en representaciones artísticas como pinturas, pancartas, canciones y disfraces.

Lo mejor fue lo que siguió. Al término del evento, la comunidad del colegio se reunió en sus instalaciones para una kermesse a favor de los alumnos que representarán a nuestro colegio en un concurso internacional en el Reino Unido. Después de semanas en que las familias de dichos alumnos lucharon por convencer a la comunidad escolar de que sólo podríamos recaudar los fondos necesarios con el trabajo de todos, los padres no solo participaron en la organización de la kermesse, sino que hicieron de ella un evento que nos unió como colegio, demostrando su mejor actitud y propuestas. Hoy día, esos alumnos aprendieron la importancia del trabajo colaborativo y la sinergia para el logro de objetivos comunes. Se hizo visible que los logros de los miembros de la comunidad son logros de todos.

Quiénes somos

Ambos eventos resultaron un éxito por las siguientes razones: nos unieron como comunidad, como la Familia Madison que tanto deseamos formar, y demostraron la internalización de los atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB a todos aquellos que colaboraron desinteresadamente; invitaron a la reflexión y a la construcción social del conocimiento a padres, alumnos y maestros al convocarnos para indagar sobre nuestra visión personal y grupal de la paz y los conflictos; y finalmente, promovieron el desarrollo de habilidades, actitudes, conocimientos y conceptos.

Hemos de reflexionar en nuestra consolidación como institución acerca de quiénes somos, así como sobre otras interrogantes más. Continuaremos evaluando qué estamos haciendo para formar agentes de cambio y el papel de nuestra comunidad educativa en el entorno local, nacional e internacional. Hasta ahora sabemos que, como colegio, somos IB de corazón. A través de valores compartidos seguiremos buscando fortalecer nuestra familia. Y, como en cada boletín institucional solíamos terminar con la frase: ”Yo soy Madison… ¿y tú?”, de ahora en adelante mostraremos nuestro compromiso diciendo: “Yo soy IB… ¿y tú?”