María Isaurralde, Argentina

María Isaurralde se graduó del Programa del Diploma en 2004 en el St. Catherine’s Moorlands School de Buenos Aires (Argentina). Estudió Administración de Empresas en la Universidad Católica Argentina (UCA), donde se graduó con diploma de honor en 2009. Actualmente vive en Shanghái (China), donde acaba de cursar un máster de Dirección y Administración de Empresas (MBA) en el HULT International Business School. Está trabajando en un emprendimiento propio.

Maria IsaurraldeLa asignatura de Matemáticas que estudié en el Programa del Diploma (PD) fue sumamente útil, ya que decidí estudiar Administración de Empresas. Durante los primeros dos años de universidad, prácticamente todo el contenido de las materias relacionadas con las matemáticas había sido cubierto por el PD del IB, lo cual me facilitó mucho cursar la carrera.

Desde los siete años practico hockey sobre césped de manera aficionada en un club en Argentina, el Belgrano Athletic Club. Yo formaba parte de un plantel que entrenaba, al menos, dos veces a la semana y jugaba partidos todos los sábados. El IB bajo ningún punto de vista me impidió seguir con el deporte, sino que pude balancearlo con los estudios.

Cursé la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Católica Argentina (UCA), donde me gradué con diploma de honor en 2009. Trabajé durante siete años en empresas de consumo masivo. En 2015 me mudé a Shanghái (China), donde realicé un máster de Dirección y Administración de Empresas (MBA) en el HULT International Business School. Allí conocí profesionales de todas partes del mundo.

Uno de los principales beneficios del PD es la metodología de estudio que aprendí desde muy pequeña y que me ayudó mucho durante mi carrera universitaria. Desarrollé el pensamiento crítico para analizar problemas de forma ordenada y coherente. La Monografía me sirvió bastante cuando cursé el MBA pues tuve que escribir muchísimos ensayos y ya tenía la experiencia previa de saber citar correctamente las fuentes y cómo estructurar la redacción. También aprendí el poder de la síntesis, la capacidad de estudiar una gran cantidad de contenido, de pensar críticamente y de resolver problemas.

“Uno de los principales beneficios del PD es la metodología de estudio que aprendí desde muy pequeña y que me ayudó mucho durante mi carrera universitaria".

El IB me preparó muy bien para los desafíos profesionales que se han presentado a lo largo de mi carrera. Vale la pena hacer el esfuerzo de prepararse bien para el programa, ya que ciertos conocimientos quedan de por vida. Uno aprende a pensar de una manera distinta y a tener otra perspectiva que, en mi caso, me han ayudado a ser exitosa  en todos los desafíos que he emprendido.