Alexandre López, España

Alexandre López se graduó del Instituto de Educación Secundaria (IES) Alfonso X ‘El Sabio’, de Murcia, España. Actualmente trabaja en el departamento de Consultoría de IMS Health, una multinacional estadounidense que provee servicios de información, consultoría y tecnología en el ámbito de la salud.

¿Por qué decidiste originalmente optar por el Diploma? ¿Qué te atrajo de este programa?

Recuerdo que desde el primer momento lo que más me llamó la atención fue que se pudieran relacionar asignaturas muy diferentes entre sí, como Latín y Sistemas Ambientales y Sociedades.

Eso no solo te permite adquirir conocimientos muy diversos, sino que también es clave para analizar problemáticas desde diversos puntos de vista. Además, en mi caso fue decisivo para decidir por dónde quería continuar mis estudios, ya que se presentaba la oportunidad de hacer muchas asignaturas y formarme una mejor idea sobre si me gustaría estudiar en la universidad una cosa u otra.

Háblanos de tu carrera actual: ¿hubo un momento en el que supiste que querías seguir esta carrera?

En la actualidad trabajo en el departamento de Consultoría de IMS Health, una multinacional estadounidense que provee servicios de información, consultoría y tecnología en el ámbito de la salud. Nuestros clientes recurren a los servicios de consultoría para resolver diversos problemas de comercialización y marketing de productos farmacéuticos, como el lanzamiento de un nuevo tratamiento contra el cáncer.

Tardé un poco en descubrir que la consultoría podía ser una opción de carrera interesante. No fue hasta el 3.o de carrera que, mientras realizaba unas prácticas en el departamento de Carreras Profesionales de una escuela de negocios, descubrí que trabajar en consultoría significaba resolver problemas complejos, trabajar en equipo y transmitir información de manera clara y concisa. Y eso me pareció tremendamente interesante.

Cuando estaba en el último año, comencé a trabajar en un pequeño despacho de Corporate Finance en el que pude desarrollar pequeños proyectos de consultoría para PYMES y empresas emergentes de Barcelona. Unos meses después, acabé creando junto con un amigo una empresa de consultoría para ayudar a estudiantes de mi universidad a encontrar trabajo y prácticas en empresas, y aunque el proyecto no acabó yendo tan bien como hubiera esperado, fue tremendamente interesante y aprendí cómo gestionar un negocio a pequeña escala.

Justo después de cerrar mi empresa, tuve mi primer trabajo en una consultora de negocios (lo que en inglés se conoce como management consulting), primero trabajando para el sector aéreo. Un año más tarde surgió esta oportunidad en IMS Health, trabajando para el sector farmacéutico.

¿Quién te inspiró más como alumna del IB? ¿Tuviste un mentor o profesor que dejó una fuerte impresión positiva?

Recuerdo con mucho cariño las clases de Teoría del Conocimiento con Prudencio Jiménez. Eran discusiones abiertas, en las que participaba toda la clase, y en las que aprendíamos tanto de nuestros compañeros de clase como del profesor que moderaba la clase.

En general, fue el conjunto de la experiencia y no tanto una persona, lo que más me marcó. Las lecturas de la clase de español, los ensayos de historia, las traducciones de Latín, los laboratorios y excursiones para la clase de Sistemas Ambientales y Sociedades: un sinfín de experiencias que marcan profundamente la manera en la que más tarde actúas y piensas.

¿La Monografía, Teoría del Conocimiento o CAS te ayudaron a prepararte para la universidad? ¿Hay habilidades que desarrollaste que todavía utilizas hoy en día?

Tanto la Monografía como TdC y CAS me han servido, pero no exclusivamente en la universidad, sino más adelante en mi carrera profesional y en el ámbito personal. Todos ellos han sido una gran preparación para el tipo de trabajos que uno se encuentra en la universidad. Es necesario darles una estructura coherente, desarrollar conclusiones relevantes y saber comunicarlas. Todo ello te sirve para la vida universitaria pero no lo limita exclusivamente al ámbito académico.

Además, gracias a CAS aprendí que también me interesaba involucrarme con el resto de la sociedad. Entendí el rol que juegan las entidades asociativas en nuestra época y con ello me convertí, durante la mayor parte de mi época universitaria, en miembro de la asociación de estudiantes AIESEC, dedicada a promover experiencias de liderazgo con estudiantes de todo el mundo.

¿Enfrentaste obstáculos durante tu educación, estudios o carrera? ¿Cómo los superaste?

Tener que cerrar la empresa que había fundado fue un gran punto de inflexión en mi carrera profesional. Un proyecto que empiezas desde cero, con ganas e ilusión, y que luego ves que no acaba de arrancar, siempre resulta difícil de asimilar. Sin embargo, la experiencia es un gran activo, y aunque no fuera capaz de sacarlo adelante en aquel momento, ahora tengo un conocimiento y habilidades acumulados que son tremendamente útiles.

¿Qué consejo les darías a los alumnos actuales del IB que están pensando en una carrera como la tuya?

Yo recomendaría que intenten encontrar qué es aquello que les motiva, aquello por lo que sienten una gran pasión e interés. Tener un objetivo en mente siempre ayuda a que después el camino se haga mucho más llevadero. Sin embargo, también hay que ser flexibles y admitir que a veces nos podemos equivocar (y con toda seguridad en algún momento nos equivocaremos). Capitalicemos esos errores para mejorar constantemente.

Lea el testimonio en PDF PDF [1.4MB]