Ahmed Tarqui Antezana, Perú

Ahmed Tarqui Antezana se graduó del Colegio Mayor Secundario Presidente del Perú, el primer colegio público en el país que implementó el PD. Actualmente estudia ingeniería mecatrónica en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Al terminar sus estudios desea implementar un proyecto de automatización en la agricultura y llevar energía solar a poblaciones de Perú que no cuentan con energía eléctrica.

AhmedFui uno de los primeros 100 alumnos del Programa del Diploma (PD) del Colegio Mayor Secundario Presidente del Perú, en Lima, el primer colegio de alto rendimiento (COAR) que implementó el Programa del Diploma del Bachillerato Internacional (IB) en el país. Me motivó mucho, ya que significó un gran reto académico para mí. Me planteaba metas más altas de las que ya tenía y de las que había logrado. Tuvimos evaluaciones sicológicas y todos los profesores dieron un punto de vista de los alumnos. Seleccionaron a 100 de los 300 estudiantes. Fue algo bastante satisfactorio, pero había muchos sentimientos encontrados porque veníamos de todos los departamentos y provincias del Perú: todos los mejores alumnos del país reunidos en un solo lugar. Vivíamos, comíamos y dormíamos allí, pues era un colegio con internado. Nos sentíamos como familia entre los compañeros y el hecho de que nos separaran en un pabellón aparte para alumnos del IB nos conmovió mucho, pero al final creo que fue un éxito compartido. Fue una satisfacción que pudimos llevar con el tiempo. Actualmente es el Colegio de Alto Rendimiento Central, el más grande de los más de 14 Colegios de Alto Rendimiento en otros departamentos del país.

Me atrajeron muchas cosas del PD. Por ejemplo, desarrollar los programas de Creatividad, Actividad y Servicio (CAS) y sus respectivos voluntariados y enfocarnos en problemas sociales. Además nos dijeron que íbamos a contar con profesores más calificados. Nos explicaron que teníamos que hacer un proyecto de investigación, una monografía que debíamos sustentar bien y que iba a ser evaluada en el exterior. Contaríamos también con el curso de Teoría de Conocimiento, que solo ofrece el IB y que nos permitiría desarrollar una mentalidad abierta. Esas características me llamaron la atención y no las habría tenido si no hubiera estado en el Programa del Diploma. Por lo tanto me puse como objetivo entrar al PD, para poderme desarrollar mejor.

Una de las asignaturas más valiosas para mí fue Matemáticas, porque me permitió tener un conocimiento más sólido al ingresar a la universidad, ya que todo lo que vimos en el bachillerato se profundizó en los cursos de ciencia. Esos conocimientos previos facilitaron mi inserción y adaptación a la vida universitaria. La asignatura de lengua me ayudó bastante a desenvolverme mejor, pues hacíamos exposiciones constantemente. Me permitió perder el miedo a hablar en público y desarrollar a plenitud mis habilidades no academícas. Además, resolver problemas de matemáticas no era suficiente: también nos pedían hacer informes estructurados; así que equilibraba las matemáticas con la lengua. Resolvía un problema matemático y ya tenía las herramientas para redactar un informe.

“Mi sugerencia para los alumnos que están pensando en tomar el PD es que no lo duden. En verdad es una puerta que te abre millones de puertas”.

Tanto los docentes como los alumnos estábamos bajo gran presión de obtener resultados positivos, al pertenecer primer Colegio de Alto Rendimiento que ofrecía el PD en el país. No teníamos mucho tiempo libre. Era escaso el tiempo de entretenimiento, aunque sí hacíamos actividades deportivas. En el Colegio Mayor Secundario Presidente del Perú celebrábamos el InterHouse, una fecha célebre de competencia deportiva y cultural en su nivel máximo. Se organizaban grupos de estudiantes y cada grupo se identificaba por el color de su house (Rojo, Azul, Amarillo, Marrón y Verde). Finalmente nos reuníamos en una fiesta de confraternidad. Creo con total convicción que cada InterHouse equilibró las exigencias del IB con las exigencias personales.

Una de mis grandes satisfacciones después del Programa del Diploma fue obtener una beca completa de estudios financiada por el Estado. De los 100 alumnos que cursamos el IB solo 25 nos preparamos exclusivamente para la obtención del diploma y lo logramos. El resto obtuvo certificados. La obtención del diploma fue muy competitiva, pero después me permitió ingresar directamente a la Pontificia Universidad Católica del Perú sin examen de admisión, lo cual me permitió tener un excelente puntaje en la postulación para la obtención de la beca. En efecto, haber obtenido el diploma del IB me facilitó la obtener obtención de una beca integral de estudios que cubre todos los gastos de la universidad, de titulación y personales. Estoy estudiando ingeniería mecatrónica y tengo muchas aspiraciones. Por ejemplo, estoy convencido de los beneficios de la automatización de la siembra, cultivo y cosecha de los productos agrícolas.

Estoy muy agradecido por la calidad de los docentes que tuve. Recuerdo a Rosario Santos, la profesora de Teoría del Conocimiento. Ella tenía una forma peculiar de observar y pensar. Nos motivaba a ver el mundo de distinta manera. Nos invitaba a debatir nuestras ideas preconcebidas. Me llevaba a reflexionar en que no todo podía verse solo desde mi punto de vista, sino que existe una infinidad de posibilidades que son ciertas y válidas. También recuerdo al profesor de Matemáticas, Mahurtua Aguilar, y al profesor Iván Yupanqui. Estos dos últimos me permitieron desarrollar el amor por la ciencia. Incluso fueron determinantes para elegir la carrera que estudio. La profesora de Lengua, Norma Pagaza, fue una fiel amiga y consejera. Realmente es interminable la lista de grandes profesionales y personas que nos acompañaron en la realización de nuestras metas; el éxito que tuvimos no hubiese sido posible sin la pasión que puso cada profesor.

Obtuve muchos beneficios del PD. Creo que CAS fue muy valioso. No sabía tejer y había muchos compañeros que tampoco sabían. Pero aprendí y tejimos frazadas para enviarlas a Puno. Puno es uno de los departamentos más fríos del Perú. En la temporada invernal mueren niños. Es muy lamentable, pues algunas familias no tienen con qué abrigarse. Incluso mueren animales, porque todo el suelo queda cubierto de hielo. El agua literalmente se congela. Debíamos actuar de inmediato. Tejimos frazadas y las enviamos a Puno como una manera de amortiguar el frío y sus lamentables consecuencias. También visitamos albergues y dimos clases de asesoramiento a chicos de distintos colegios.

La Monografía me ha servido en la universidad para determinar cuáles podrían ser mis proyectos futuros y en qué me podría enfocar. Para la Monografía hice un proyecto de energías renovables. Centré mi investigación en cocinas y hornos solares. Haber desarrollado esa monografía en el colegio ahora me está permitiendo pensar en automatizar la agricultura o implementar paneles solares en municipios que no tienen electricidad. Me ha abierto posibilidades y nuevos proyectos.

En el transcurso del PD desarrollé varias habilidades, como la mentalidad abierta, que fue un tema central en Teoría del Conocimiento. Tras la instrucción del IB, mi reacción es de tolerancia cuando me encuentro con personas que piensan muy distinto a mí, desde no creer en Dios, hasta decirme que algo muy comprobado por la ciencia no es verdadero. Intento encontrar sentido en lo que me dicen. Creo que eso significa tener mentalidad abierta, y el siguiente trabajo consiste en adoptar el abanico de valores y cualidades que nos imparten en el programa del IB en nuestra personalidad.

Durante el Programa del Diploma participé en un concurso de robótica a nivel nacional. Eso me distrajo un poco de los estudios. En 2011 viajamos a Holanda representando a Perú en la First Lego League (FLL). Estaba en pleno curso del Programa del Diploma, en plenas evaluaciones, y tuve que viajar. Me retrasé bastante, pero los profesores me apoyaron. En un momento pensé en retirarme y en dejar el PD porque no me encontraba al ritmo de mis compañeros, de los cursos, de la exigencia, pero al final deseché esa idea y continué. El PD me brindó grandes beneficios para el futuro; me enseñó a ser perseverante y a no renunciar nunca a mis ideales.

Mi sugerencia para los alumnos que están pensando en tomar el PD es que no lo duden. En verdad es una puerta que te abre millones de puertas. No me imagino sin el diploma. No sé dónde podría estar. No sé si hubiera ganado la beca con la que estoy estudiando. No sé si hubiese ingresado a la universidad que es la número uno en Perú. No sé si todo eso hubiera pasado. Pero con el PD todo eso se hizo posible. No lo pienses dos veces. Te va a permitir desarrollar infinidad de habilidades que quizá ni tú mismo eres consciente de que tienes. Vas a comprender que no todo es estudiar, sino que también tienes que ayudar, ya que no todos tienen la suerte que posees. Debes ser capaz de ayudar con los conocimientos que tienes en aras de construir un mundo mejor.

Lea el testimonio en PDF PDF [2.7MB]