La recuperación de los colegios tras los huracanes Irma y María

James Nelligan, director del Baldwin School de Puerto Rico, ha escrito sobre cómo la destrucción y las adversidades provocadas por los huracanes Irma y María devastaron la región el pasado mes de septiembre.

El proceso de recuperación es largo y su principal preocupación es que los niños no podrán continuar con su educación. “Al momento de escribir este artículo, tal vez haya reabierto un 15 por ciento de los colegios, lo que significa que solo una pequeña parte de los cientos de miles de niños en edad escolar de nuestra región podrá retomar sus estudios. Los colegios privados más grandes del área metropolitana de San Juan, que tienen más recursos a su disposición, se están recuperando mucho mejor que los más pequeños, y la mayoría de ellos han reanudado sus labores. Apenas unos cuantos colegios públicos están empezando a funcionar en línea. Y aunque esto parezca una buena noticia, la realidad es desoladora”, escribe Nelligan. 

El problema no solo radica en los daños materiales y la pérdida de clases, sino también en la privación del apoyo que prestan los colegios y la función terapéutica que pueden desempeñar en la vida de las personas.

“Los colegios aportan seguridad y crean hábitos en las vidas de niños y adultos, especialmente allí donde los espacios seguros y los hábitos diarios son raros”, explica Nelligan.

El Baldwin School está recaudando fondos junto con la Caribbean Association of Independent Schools con el propósito de ayudar a los colegios públicos más afectados por el huracán. “Nos proponemos otorgar subvenciones que permitan agilizar las labores de recuperación de los colegios públicos y privados de Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Estamos trabajando para que todos los niños puedan regresar al colegio lo antes posible. Juntos, conseguiremos levantar nuestros colegios caribeños”.

Pero también hay otras iniciativas. Por ejemplo, el Whitby School de Connecticut (EE. UU.) ha estado recaudando fondos para ayudar a las personas de Puerto Rico afectadas por los huracanas del pasado mes de septiembre. Los alumnos del colegio planificaron y organizaron un evento de recaudación de fondos llamado “Harry Potter’s Hurricane Healers”, con el que lograron recaudar más de 400 dólares estadounidenses para Teens 4PR, una plataforma sin fines de lucro que ayuda a los jóvenes a conseguir financiación para la reconstrucción y la recuperación de Puerto Rico tras los huracanes.

 

Lea el artículo completo de James Nelligan (en inglés) aquí y obtenga más información sobre las iniciativas de recaudación de fondos del Whitby School en este artículo  (también en inglés).