Una beca ofrece nuevas oportunidades a un alumno refugiado de Sudán del Sur

La guerra ensombreció la infancia y las oportunidades educativas de Emmanuel, un joven de 18 años de Sudán del Sur. Sin embargo, en la actualidad, está aprovechando al máximo su beca de estudios en el United World College (UWC) Adriatic de Duino (Italia).

“Aquí se respira libertad”, afirma. “El ser humano es como un árbol. En un ambiente adverso se encoge y reprime sus ideas, pero en el lugar adecuado florece y prospera”.

El UWC Adriatic es uno de los 17 centros UWC de todo el mundo que imparten los programas del IB. Actualmente tiene 188 alumnos, de los cuales 10 son refugiados. La UWC Refugee Initiative, que cuenta con el apoyo de ACNUR, tiene ahora el objetivo de ofrecer al menos 100 becas al año a niños refugiados, es decir, más del doble de las que actualmente ofrece.

La educación es fundamental para que los refugiados se labren un futuro y reconstruyan las comunidades afectadas por los conflictos. “Buscamos jóvenes con cualidades de liderazgo y alumnos persuasivos capaces de salir al mundo e influir en él de manera positiva”, señala Mike Price, director del UWC Adriatic.

Emmanuel se encuentra en el primer semestre de su primer año en el UWC Adriatic y espera estudiar economía en la universidad una vez que se gradúe en ese colegio. También espera poder regresar a Sudán del Sur en el futuro.

 

Lea el artículo completo (en inglés) aquí.