En esta sección

Buscar un Colegio del Mundo del IB

El IB en...

Un punto de encuentro entre lo local y lo global

Ser innovador implica asumir riesgos, pero los participantes en un programa piloto de educación profesional siempre salen ganando.

Students from Oulun Liseo, Finland“No se puede clasificar a los jóvenes en términos de su potencial académico o práctico. Todos tienen intereses profesionales e intelectuales y su educación debe hacerse eco de ello.”

Esta creencia es el motor que impulsa a Teuvo Laurinolli a impulsar el Programa internacional de administración de empresas en Oulu (Finlandia). Laurinolli es director del Oulun Lyseo. En 2002, empezó a colaborar con el Oulu Business College e IB para desarrollar un programa de tres años destinado a estudiantes de 16 años que combinara la formación profesional con elementos del Programa del Diploma del BI. Los alumnos de este programa pueden optar por seguir estudios superiores o bien empezar a trabajar en el campo de su elección.

Después de dos años dedicados a la planificación y a la formación del profesorado, en 2004 se incorporaron los primeros 20 estudiantes, a los que se sumaron 20 más en 2005. Asisten a clase en el Business College, adonde acuden profesores del Oulun Lyseo para impartir asignaturas del Programa del Diploma del BI: Empresa y Gestión, Inglés y Economía. También se imparten cursos de pensamiento crítico en el mundo laboral y comunicación intercultural, y los alumnos participan en servicios a la comunidad y realizan prácticas profesionales. Más de la mitad de las clases se imparten en inglés.

Cuando se le pregunta de dónde surgió la iniciativa, Laurinolli, humilde, resta importancia a su papel. “Coincidió que teníamos aquí a gente con interés y experiencia”, contesta. “En Finlandia, somos conscientes de que tenemos que preparar a los jóvenes para la globalización.”

Laurinolli está de acuerdo en que el perfil de la comunidad de aprendizaje del BI, que engloba los aspectos intelectual, personal e intercultural, resulta ideal para responder a la demanda del entorno laboral global. “En cierto modo, ser global implica ser capaz de arriesgarse”, afirma, “y el estudiante de BI es alguien que está dispuesto a correr riesgos, una persona innovadora y un pensador.”

No obstante, se muestra cauto frente a un avance demasiado rápido. “La formación profesional es un área amplia y compleja”, advierte. “IB tiene razón al tomarse su tiempo para poner en marcha esta estrategia. Debemos cerciorarnos de que tenemos en cuenta el contexto local. La cultura del trabajo es muy diferente en función del lugar, por eso es tan importante la dimensión intercultural.”

Elina Kast es coordinadora de proyectos del programa internacional de administración de empresas del Oulu Business College. Está satisfecha con los resultados obtenidos hasta el momento. Casi la mitad del personal del colegio estuvo involucrado en el proceso de planificación y Kast opina que a través de ello han aprendido a intervenir en otras áreas del currículo escolar. Al igual que Teuvo Laurinolli, destaca los aspectos interculturales del programa piloto.

“Oulu sigue siendo fundamentalmente una ciudad monocultural”, explica, “aunque cada vez emigra a Finlandia más gente procedente de otras culturas. El Oulun Lyseo cuenta con profesores de distintas nacionalidades, lo que nos ha ayudado a crear un entorno de aprendizaje internacional para nuestros estudiantes. Esperamos que, a medida que avance el programa, atraiga a un mayor número de estudiantes de distintas extracciones culturales.”

Kast anuncia con orgullo que varios estudiantes van a realizar prácticas profesionales en el extranjero a partir de mayo de 2006.

“Uno va a España, otro a Brasil. Es gratificante comprobar que tienen la valentía y la confianza de descubrir por sí mismos cómo viven y trabajan las gentes de otras culturas.”

“También ha supuesto una experiencia nueva para los profesores del BI”, afirma. “Nuestros alumnos disfrutan con la diversidad de tareas. Responden bien al trabajo puramente académico, pero también les gustan el enfoque práctico, los proyectos y los estudios de casos. Así que los profesores han adaptado sus métodos. Todos hemos aprendido mucho de esta experiencia.”

 


 

 

 

 

"No se puede clasificar a los jóvenes en términos de su potencial académico o práctico. Todos tienen intereses profesionales e intelectuales y su educación debe hacerse eco de ello."

Teuvo Laurinolli