En este número

Buscar un Colegio del Mundo del IB

El IB en...

El proyecto personal del PAI: Una mirada más profunda

Con las regiones de América Latina y América del Norte uniformadas en la región unificada de las Américas, exploramos el proyecto personal del PAI desde dos puntos de mira diferentes: el de Robert Harrison, coordinador del PAI del colegio Ellen Glasgow Middle School de Alexandria, Virginia, y el de Renee Olper, coordinadora de proyectos personales del colegio American School Foundation, de México.

Selección de un proyecto adecuado
En ambos colegios, los alumnos eligen sus proyectos con el apoyo del personal del IB. Las categorías que gozan de más popularidad son los pasatiempos, los deportes, el teatro, el servicio comunitario, la cultura y los emprendimientos empresariales. “Los chicos llegan muchas veces con ideas firmes sobre lo que desean hacer”, dice el Dr. Harrison. “Están interesados en muchas cosas y siguen esos intereses”. Muchos de sus intereses tienen sus raíces en antecedentes familiares, experiencias personales, problemas globales y otros temas.

Para los alumnos que tienen dificultad para elegir un tema, los colegios ofrecen sesiones de torbellino de ideas y recomendaciones. “Siempre hay agrupaciones cívicas y organizaciones comunitarias que pueden aprovechar la ayuda de nuestros alumnos, y las experiencias de aprendizaje que éstas ofrecen son inestimables”, agrega la Sra. Olper.


Establecer parámetros de referencia para mantener a los alumnos orientados
Para ayudar a los alumnos a alcanzar sus proyectos personales, ambos colegios han descubierto que es esencial establecer parámetros de referencia para evaluar el progreso del alumno. "Como supervisores, nuestra primera tarea es asegurarnos de que el proyecto de un alumno tenga un alcance factible", explica el Dr. Harrison. “Luego pedimos que los alumnos nos mantengan informados con regularidad. Además, solicitamos que lleven y presenten a intervalos regulares un diario con relatos de su trabajo, que también puede tener formato electrónico, por ejemplo en blogs”.

La Sra. Olper establece hitos y fechas importantes para alumnos y supervisores, luego les envía frecuentes recordatorios a través de mensajes de correo electrónico, boletines y otros medios. Además, tiene previsto establecer un calendario compartido en línea que permitirá a alumnos y supervisores el acceso instantáneo a las fechas establecidas como metas.


La importancia del apoyo de los padres y la comunidad
El apoyo de los padres y la comunidad cumple un papel muy importante en el proyecto personal de un alumno. Como explica el Dr. Harrison, "se trata de un emprendimiento externo al aula que se agrega a la rigurosa carga de estudios. El apoyo y la orientación de los padres son esenciales". La Sra. Olper capitaliza la fuerte participación de los padres en su escuela. “Cuando los chicos ingresan al colegio, se informa a los padres que sus hijos emprenderán el proyecto personal. A partir de ese momento los padres están en libertad de comunicarse en cualquier momento conmigo o con el supervisor de sus hijos por correo electrónico para hacer preguntas o expresar sus inquietudes”.

Mantener los estándares del IB
Ambos colegios evalúan el trabajo de los alumnos en función de los objetivos del proyecto personal del PAI, asegurando estándares uniformes para todos los colegios a lo largo del continente americano y en todo el mundo.

Existen variaciones menores entre las evaluaciones que realizan los colegios. El Dr. Harrison explica que pueden efectuarse ajustes en la presentación del proyecto personal de acuerdo con las necesidades del alumno. A modo de ejemplo, cita el caso de los alumnos que aprenden inglés, quienes pueden redactar el informe en el idioma que prefieran. En el American School, la Sra. Olper organiza un evento para la totalidad del colegio, donde los alumnos presentan formalmente los resultados de sus proyectos personales.

La calidad real del producto terminado de un alumno no es la medida última de su éxito. “A veces ocurre que un proyecto simplemente no funciona”, explica el Dr. Harrison. Pero si un alumno es capaz de demostrar claramente su proceso de aprendizaje y su de la razón por la que algo falló, el proyecto aún puede recibir una buena calificación. La libertad de fracasar también es parte del aprendizaje”.

Una experiencia de aprendizaje invalorable
La Sra. Olper y el Dr. Harrison coinciden en que el proyecto personal brinda una experiencia invalorable que ayudará a los alumnos en su carrera académica y en la vida.

"Para la mayoría de los alumnos, el proyecto personal es su primer gran proyecto independiente fuera de las actividades escolares habituales", manifiesta el Dr. Harrison. "Ser dueños de sus proyectos, trabajar en forma independiente y alcanzar una meta valiosa brinda a los alumnos una experiencia inestimable en su camino hacia la universidad y la carrera profesional".